Entradas

Mostrando entradas de 2015

Vinos dulces, los vinos que resisten.

Imagen
En las cuentas españolas de 1474 se enumera en el inventario, todos aquellos vinos de solera y dulces embarcados más allá de la frontera ibérica, por los llamados “genios andaluces”. Bajo aquel renombre, no debería extrañarnos que gran parte del vino que importaban los primeros colonos de la conquista, fuera dulce. Tanto por la necesidad puesta en el culto religioso, así como para mantener viva la paridad folclórica que se daba a la hora del postre: consumo de  tortas, biscochos y panales acompañados con vinos de similares características. (Hist. Alberto Ramos y Javier Maldonado)


Saltando varios siglos, los vinos dulces han sido derroche de ingenio y necesidad, que por un lado describe a vinos tradicionales como arropes, pajaretes, fortificados y asoleados, y por otro, a esos vinos que son mezclados con cualquier substancia que logre endulzarlo a la fuerza. Así cobra importancia a mediados del siglo pasado, mezclar el vino con algún u otro agregado. Y esto no es un tema menor, ya que d…

La belleza no artística del vino, y la belleza de la acidez volátil.

Imagen
El filósofo conservador Roger Scruton, asegura que hemos perdido la noción de la belleza, dando paso a la admiración por lo grotesco, vulgarizando  nuestro lenguaje, sobrevalorando defectos con la finalidad de producir impacto como acto creativo y diverso. El filósofo agrega además que la belleza y la perfección a pesar de ser valores altamente subjetivos, el hombre se ha empeñado en ir a su búsqueda, reconstruyendo su hábitat y moldeando su entorno en todo ámbito, desde lo sagrado a lo cotidiano. Incluyendo como no, a la agricultura. Bajo riesgo de sonar cursi, el tema de la belleza en el vino aunque cueste creerlo, no es una ridiculez o una estupidez conceptual, es algo que la historia vitivinícola francesa y europea en general, habla sin pudor y sin miedo alguno. En las tablas del Journal D'Agriculture del siglo XIX, bien explican que la evolución en la fabricación de queso y de vino, se debe a la búsqueda de la belleza como parte de la satisfacción y del placer comestible, debi…

Vino pal que lee.

Imagen
Los bebedores de vino actúan con una fe inconmovible ante panfletos digitales, e incluso orales. Veamos que la instalación de lemas y consignas no es sólo una cuestión que entusiasma a los bebedores ávidos de consejos. Recuerdo que hace algunos años, el periodismo instaló colectivamente la siguiente frase: “el vino no se le debe explicar al consumidor, ya que el vino debe explicarse por sí mismo”.
Esta metáfora a medias, fue capaz de recorrer siete años de publicaciones con muy pocos cambios a su haber. Salió disparada como una 'recomendación' que provenía por aquel entonces, de la parte más conservadora del periodismo que se enclaustró en la vitivinicultura.
Curioso, y contradictorio. Ya que cuando se habla y escribe de un vino, lo primero que se hace es descomponerlo, reconstruirlo, y luego hacerlo comprensible con ciertas afinidades para un lector que no conocemos, y que en teoría, puede corroborar los dichos al beber de una botella. Es que vagamente eso son las descripcione…

Viognier. Pesos más y pesos menos.

Imagen
Dentro del pequeño mundo informativo-literario de los vinos, muchos coinciden que el escritor inglés John Livingstone-Learmonth, ha sido una de las figuras más relevantes en cuanto a estudios y publicaciones del Ródano se refiere. Iniciando su recorrido diez años antes que Parker y Robinson tuviesen la intención de visitarlo y revisar sus vinos. El conocimiento de Livingstone-Learmonth, se fue profundizando a medida que se proyectó más allá de la rutina de degustación y un discurso enológico previamente armado, al cual tentativamente pudo haber agregado la interpretación de cientos de garabatos ilustrativos que señalan suelos y climas. Si bien estos datos se incluyen en sus obras, el escritor prefirió escarbar en cada una de las historias que se asomaron en boca de los viñateros, incluyendo con igual interés, las declaraciones vertidas por los equipos de trabajo que se encuentran tras los viñedos, esquivando a su paso cualquier valoración de la imagen por sobre la información. El escri…

La pretensión de replicar el valor gastronómico del Perú en Chile. Transculturas e inclusiones.

Imagen
En pleno día de celebración de las fiestas patrias del año 2013, Canal 13 exhibe en su noticiario del mediodía un extenso reportaje que por curiosidad, no trató sobre juegos típicos, fondas o los rituales parrilleros de siempre. Era, sobre la gastronomía peruana. En algo más de diez minutos, el reportaje dejó en visión del espectador el crecimiento económico del Perú y de cómo el fenómeno gastronómico era aplaudido por los chilenos, quienes además de alabar la contundencia y variedad de sus platos, festinaban el no tener que desembolsar una enorme cantidad de dinero por sus preparaciones. Ante tal hecho, no hay muchas vueltas ni conclusiones que sacar. En Chile al menos la comida peruana comienza de a poco a desligarse del término fenómeno, para reconocerse como un evento transcultural sin precedentes. Mirando hacia otra latitud, muchos han viajado a constatar aquel movimiento en el país de origen. Y del resultado de aquellas experiencias, surge un gran inconveniente: ver cómo sale al…

La identidad del vino chileno: el regreso del Yeti.

Imagen
El 19 de octubre del año 2012, aparece en el sitio Vinorama del periodista Patricio Tapia, un texto titulado: “El Yeti y la identidad del vino chileno”, que se enmarca en su mayoría, dentro de su exposición en el segundo Seminario del Vino, Gastronomía y ruralidad, de la DIBAM.Resumiendo el texto y buscando el principal foco de la discusión, Tapia pone sobre el tapete aquellas preguntas que deberían llamar a investigar o deducir cuál es la verdadera identidad del vino chileno. Preguntas que en el texto se reflejan de la siguiente forma:“El tema surge en una discusión sobre la situación actual del vino en nuestro país y, en específico, sobre la identidad del vino chileno. ¿Qué es? ¿Existe? ¿Hay un vino que podamos llamar propio? Y la idea es, más o menos, ésta: ha llegado el momento en que ya no son necesarios más viticultores ni más enólogos. […] Ya no los necesitamos más. Ha llegado el momento en que el vino chileno lo que necesita son sociólogos, antropólogos.”Lo curioso, anecdótico…