Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Después de Chanchos Deslenguados

Imagen
El punk de los ochentas en Chile fue una fuente de conceptos introvertidos, fomes y pocos sobresalientes, que vendieron a granel la propaganda y premisa anarquista en forma más bien opaca y desteñida. Extraño, a sabiendas de nuestra sobresaliente habilidad para dar habitación y práctica a costumbres foráneas al pie de la letra. Salvo las pilas de feroces conciertos en Bellavista y Matucana, creo que a su arribo a Chile se descontextualizó ante la pueril caricatura de un chileno reprimido y añiñado a medias.
Otra cosa era internalizar el mensaje, y no tan solo vestirte ad-hoc. Hablamos de consagrarse de lleno a ser un punk de “adentro”. Para muchos, fue la falta de capital para comprar chaquetas de cuero y toda la hilachería adornada de clavos y remaches, para así salir y protestar envalentonado desde la facha. La contracultura inglesa había llegado, armando un alucinante espectáculo imaginario haciéndoles creer que las calles San Isidro y Santa Isabel y el teatro Caupolicán, eran parte…