Entradas

Mostrando entradas de 2013

Libro Vinos de Chile, de Harriet Nahrwold.

Imagen
Cuando hace aparición algo que suele ser representado justamente como novedoso en el mundo del vino, lo primero que se me viene a la cabeza es preguntarme por qué a nadie se le ocurrió hacerlo antes. Lo que digo no es parte de una acidez o sarcasmo, es simplemente dar cuenta que desde el lado de las publicaciones, no todos están dispuestos a recopilar y dar forma a sus ideas en palabras, más allá del alcance de la crónica exprés. Siendo que el vino está realmente en un sitial –sobre todo en Chile– donde en breves retiros personales se podrían concebir textos a granel.Tras esto sumo y sigo afirmando lo que alguna vez redacté en una columna: que este es sin duda alguna y dada la gran extensión de diversos medios de comunicación, el mejor momento para conocer y aprender de vinos. La información y puntos de vista logrados por el periodistas y entusiastas han llegado a un punto tal, que se encuentran regados y accesibles por doquier. Pero parte de la anécdota también nos habla del contrast…

Machalí.

Imagen
La única forma de obtener una noción o idea de austeridad, es teniendo obviamente un grado de complejidad como contraste. En un principio nada más evidente que eso.Veamos qué pasa con el cabernet sauvignon.Metiendo la cabeza en la realidad nacional, me gusta el alzamiento y los vinos no tan simplones. Sin ponernos graves, resulta agradable degustar y regodearse en cierta categoría donde convive el coluvión de Macul con Domus, Lazuli y Tez de Peñalolén; alguno y que otro aporte de viña clásica y medallera, los escapes y salidas de Aristos Duque, e incluso viendo cómo se puede erguir Tres Palacios más allá del Merlot. Hay otros vinos, que he tenido la oportunidad de probar gracias a algunos entusiasmos adicionales, donde han aparecido vinos como el Zahir de Calyptra (2008) proveniente de Coya, que al final resultan una buena experiencia, tanto como para desterrar algunos mitos del uso de madera y otros referentes a los vinos en condiciones de altura. Pero siendo esto una arista de la ce…

Después de Chanchos Deslenguados

Imagen
El punk de los ochentas en Chile fue una fuente de conceptos introvertidos, fomes y pocos sobresalientes, que vendieron a granel la propaganda y premisa anarquista en forma más bien opaca y desteñida. Extraño, a sabiendas de nuestra sobresaliente habilidad para dar habitación y práctica a costumbres foráneas al pie de la letra. Salvo las pilas de feroces conciertos en Bellavista y Matucana, creo que a su arribo a Chile se descontextualizó ante la pueril caricatura de un chileno reprimido y añiñado a medias.
Otra cosa era internalizar el mensaje, y no tan solo vestirte ad-hoc. Hablamos de consagrarse de lleno a ser un punk de “adentro”. Para muchos, fue la falta de capital para comprar chaquetas de cuero y toda la hilachería adornada de clavos y remaches, para así salir y protestar envalentonado desde la facha. La contracultura inglesa había llegado, armando un alucinante espectáculo imaginario haciéndoles creer que las calles San Isidro y Santa Isabel y el teatro Caupolicán, eran parte…

Estratificación a la chilena

Imagen
El nombre del actor Rodrigo Gijón quizá no suene ni en pelea de perros en esto del vino. Los acercamientos más cercanos o al alcance de la memoria, son de sus trabajos realizados como el guionista de la serie Infieles de Chilevisión, o de su personaje que de cierta manera ha llegado a fastidiarlo: el Pinky de Los Venegas.
El tema es que cuando compartíamos varios cafés en la universidad y hablábamos de la infidelidad y de su serie, éste sacó a colación un tema que a pesar de los seis años que han transcurrido, hasta el día de hoy parece bastante interesante. Motivo por el cual, decidí llevarlo un poco mas allá y ventilarlo.

Según la tesis de Rodrigo, la clase social más acomodada jamás bebió vino, o quizás lo consumía en cantidades muy limitadas. El favoritismo etílico se paseaba en los destilados de poca monta, los cuales eran vaciados en botellas de vidrio decoradas con biseles o extrañas formas. Más allá de ser un simple ornamento, nadie podría dudar del que el licor marrón dentr…

El Consumidor

Imagen
No quiero dejar pasar una parte del siguiente articulo, publicado en la web del diario La Segunda, con fecha del 25 de Julio del 2013. Cito textual:“Tenemos un plan en el mercado local que se lanzará en agosto para potenciar el consumo en mujeres y jóvenes. El 42% de las mujeres no consume vino y el 58% de los jóvenes menores de 24 años, tampoco.El plan consiste en tener embajadores, que son por ejemplo twitteros, que puedan hacer promoción del vino y los espumantes”Entre las obviedades, no me causa tanto interés la suma y resta producto de que alguien no está consumiendo vino. Dentro de las cifras lo que si me llama la atención, es que Chile y Sudamérica en general, son la última frontera donde la aplicación de focus group, encuestas y porcentajes, gozan de buena salud y vigencia. Igualmente y en total atribución, cualquiera puede entrar al dogma de la eficacia matemática y brindar su aporte reinterpretativo.Tratándose de estudios, hecho de menos esos que han esparcido como esporas, …

Sin crónicas, de acopios y cantinas

Imagen
Bebedero o quinta de recreo llegaron a ser formas reconocidas para atenuar la expresión correcta, que en la fraternidad y códigos internos del barrio, se le dieron al chupadero y al clandestino improvisado. Para seguir la pista a algunos de estos extintos locales, hay que adelantarse hasta ver la influencia del cine mexicano proyectado en el barrio, donde progresivamente se fueron incorporando algunos términos que lograron rebautizar a estos locales como “cantinas” y “salones”. Antagónicamente en la intimidad del hogar, se podía distinguir a las dueñas de casa ningunear la afición y visita del proveedor a aquellos lugares, utilizando el peyorativo término de “sucucho” y “cuchitril”. Por otro lado, el acercamiento de la clase acomodada en el extremo de la siutiquería indiferente, acostumbraba a mencionarlos como simples bares de mala muerte o clandestinos (dentro del ámbito público muchos bares no tenían absolutamente nada de ilegal) siempre asociados a cualquier desgracia moral. Cuest…

El adiós a los vinos viejos

Imagen
Creo no gozar de esa manía instantánea de evocar junto con el vino alguna escenografía bucólica.
Ejemplo: “este vino me recuerda a la casa vieja de adobe, a las flores de tal campo o a las tardes a pata suelta bajo el sol y al pasto en equis lugar del sur chileno”. Esto es un cantinfleo de palabras que no me dice absolutamente nada. No es que desconozca esa realidad o quiera menospreciar a alguien que sí pueda desde su voluntad creer en esto; es simplemente, que no veo la necesidad de estrujar la mollera para ficcionar algo semejante.A cambio reconozco una realidad que al menos me es medianamente aceptable, que no exige desangrar alguna fantasía y a la cual si puedo dar relieve: siendo aquella que me habla de pataches familiares en los cuales desfilaban cazuelas, sancochados y ensaladeras decoradas con abundancia, más, las botellas de vino paseándose de mano en mano por la mesa. Botellas que por lo demás, son parte de una imagen bastante imprecisa, cuyo sabor me sería imposible d…

Vendimias con sabor a tierra. Segunda parte: Fiesta de la vendimia del Limarí

Imagen
El sentido de la territorialidad no es un ejercicio de mezquina apropiación o cercamiento, como se podría interpretar o hacerse evidente en las ciudades como Santiago. Al contrario, en la mal llamada “provincia” es posible comprender como este término se logra transfigurar en conducta, expresándose en cosas tan mínimas como son la pulcritud el cuidado y respeto de los espacios comunes, ahondado incluso, en el modo de sentir puesto en las actividades cotidianas que son representativas de una zona. En lo personal, he podido evidenciar esta práctica dos años consecutivos en lo que corresponde a la ciudad de Ovalle y el resto de las localidades cercanas al Valle del Limarí.No debería presentar asombro alguno hablar de René Merino y Héctor Rojas; de viña Tamaya y Tabalí respectivamente; quienes mediáticamente hablando, son los personajes (en el buen sentido de la palabra personaje) con los cuales uno puede detenerse y ser espectador de aquel sentido regionalista que habla bastante fuerte d…

Vendimia de Casablanca. Conservado el sabor a tierra, de vino y chancho.

Imagen
Decir que las fiestas de la vendimia son una expresión natural y muy chilena que se encuentran prácticamente bajo el tejido adiposo, viene ya a ser parte de las tantas mitologías festivas que se cultivan. Hablo particularmente de la zona centro sur de Chile. En realidad lo que ha germinado con evidentes signos de empobrecimiento, es la idea de parques temáticos ‒como nuestro desaparecido Mundo Mágico‒ donde prima una verdadera maqueta de huasos parqué de punta en blanco bajando de la Cherokee o la Cayenne, listos para montarse en tractos animales y saludar a sus autoridades y terratenientes amigos. Esta curiosidad e imposición folclórica, acontece en absoluto contraste con las rancheras y la cerveza que se bebe cuadras más abajo, que es a mi juicio, es la expresión más evidente de que nuestras pretensiones no son la realidad palpable. Incluso en las zonas consideradas de “alta concentración de chilenidad”, las pizzerías y la comida peruana llegaron a amalgamar el sentido patrio con al…

Entre enoturismo y Montes

Imagen
Hace poco fui invitado a conocer otro espacio en Apalta que está desarrollando de manera sostenible Viña Montes. Si de turismo enológico se tratase, hay muy pocas instancias interesantes donde se pone a disposición la historia y el relato por sobre el recorrido a través de las hileras. Voy a mencionar mis reparos y un ejemplo que considero destacable, independiente de lo que piensen de sus vinos. Esto es otro tema.Me cuesta hablar de enoturismo, sobre todo en Colchagua y sus zonas aledañas. Mi problema o uno de ellos, es la disparidad de precios y ofertas de todo el ramillete de viñas que juegan de local, que claramente, no guarda lucidez alguna ante la calidad presentada por sus vinos, ni mucho menos, con las instalaciones y servicios a ofrecer. Hay una extensa libertad de cálculo en el tema de los precios, que deja entrever un leve desorden del cual no se puede desprender una verdadera oferta u oportunidad; esa que sirve por un lado, para trasladar a los cómodos traseros santiaguino…

Kizan, el espumante de Koshu.

Imagen
Primero que nada estoy muy agradecido de probar este espumante de variedad 100% Koshu. Un gran detalle si tenemos en cuenta que algunas botellas de vino japonés, contienen vino a granel chileno. Kizan Sparkling Wine es uno de los espumantes que se consume regularmente en Japón y, si la moda lo demanda o dicta lo contrario, se le da el turno a otro vino de semejantes características no importando el país de origen. La compra de vinos en este país obedece fuertemente a tendencias y modas impuestas tras la saturación de comentarios, como también a la voluntad de compra de los salaryman, un amargo grupo etario de clase media con capacidad de consumo y fácilmente influenciable por el mercado. En estos términos el país es bastante caprichoso y explosivo, no extrañándome que una etiqueta chilena logre un sitial de moda o preferencia algún día. Dije bien, algún día. Desconozco absolutamente el alcance comercial de este vino, siendo una cuestión que me interesa muy poco. Lo que si pude averiguar…

Don Pascual, una excusa para hablar de Tannat.

Imagen
El escritor Jorge Navarro en uno de sus libros de cuentos y memoria, hace una sugestiva reflexión a algo llamado “la edad de siempre". Si bien esta frase ha sido utilizada por un variopinto de escritores nacionales, Navarro se refiere a un instante en particular cuando una persona rememorando un hecho pasado, se sitúa física e intelectualmente sin haber sufrido cambios. Recordamos por ejemplo, un hecho pasado determinado, como si nunca hubiésemos cambiado.
Esta cita en particular no me parece un disparate o una excentricidad intelectual. Según el escritor, es lo que permite describir y tener a salvo algunos recuerdos con exactitud y lealtad propia, al alcance de la memoria.Hace unos siete u ocho años creo haber probado los primeros Tannat uruguayos. Fue justo en momentos que comenzó la baja de pasajes, y los chilenos, vieron la posibilidad colectiva de unas vacaciones intermedias en largos feriados de invierno o primavera. En ocasiones, sólo encargaba vinos de duty free de E…