Sula Brut, historias de un viñatero de la India.

Aún no logro comprender muy bien esos efusivos entretiempos de las películas de Bollywood, en los cuales insertan repentinamente unas colorinches coreografías, donde todo el elenco, se mueve inexplicablemente al ritmo de una canción. Y aunque pueda resultar algo kitsch y aturdido, es prudente recalcar que a través de una manifestación tan sencilla como esa, podemos observar cómo parte de su identidad cultural se expresa de manera espontánea.

Si hablamos de la incipiente cultura del vino de la India, no es muy diferente a sus peliculas: si van a emprender y a mostrarse, tiene que ser dentro de un espectáculo rimbombante y complejo, con su propio colorido e didea de elegancia y puesta en escena.
No es menor en un país cuya proyección de bebedores de vino puede llegar a representar a un 2% de la población. ¿Muy poco?, en verdad no, si vemos que ese minúsculo porcentaje representa entre 20 a 25 millones de habitantes.
Dentro de los productores destacados de vino de la India se encuentra Rajeev Samant, quien cabe dentro del estereotipo del clásico joven genio hindú, que logra salir y estudiar en una universidad tradicional como Stanford, en norteamérica, y que más tarde –y como sucede con muchos inmigrantes– se proyecta para cumplir el sueño americano. En este caso siendo parte Oracle, el gigante de Silicon Valley. 
Con estas referencias, hablamos de alguien que se fuga de la epopeya romántica de alguien que va y pone las manos directamente sobre la tierra. Lo de Rajeev es más que nada un declick, un respiro profundo que comienza cuando contemplando las cercanias de Napa, da cuenta que podría existir alguna condición y similitud con las tierras que posee su padre en Nasik, Mumbai. El entusiasmo y aire es tal, que acelera la puesta en marcha de un viñedo junto a algunos colaboradores, cambiando la historia de las pocas viñas y bodegas establecidas en su país.
India tiene una interesante data arqueológica de miles de años con el cultivo de la vid, que se ha visto truncada estos últimas décadas por la rigurosidad que impera en el extenso abanico religioso. Aun así, actualmente se vive en pleno la apertura económica, que contrasta con el hambre y la desesperación por lo material, lo cual ha llevado a flexibilizar las leyes anti alcohol.
En vista de esto, podemos sacar en limpio que no existe una tradición o referencia histórica para el consumidor global.
Rajeev logra ver una clara deficiencia en esto, y para enmendarlo decide erigir su propio mundo del vino, invirtiendo e instaurando su propia tradición.
Si no hay cultura y crítica de vinos, la crea y educa para tales efectos; si no hay maridaje propicio, entonces para buscarlo abre sus propios restaurantes; si no hay enólogo o asesor, lo trae de Napa; si no hay tiendas de vinos, no importa, el abre las propias. Así de simple. Tema aparte y como toda buena viña que ostenta instalaciones de calidad, se ha puesto a disposición un hotel con vista al viñedo, construyendo además, un anfiteatro al aire libre donde organiza el Sula Festival, una celebración que convoca a conocidas bandas nacionales y extranjeras.

Rajeev Samant cuenta además con la asesoría de Kerry Damskey, un terroir consulting de California. Junto a el comienza a plantar en Nasik, clones de zinfandel, syrah, viognier, riesling, chenin blanc, cabernet sauvignon y merlot. En una variedad no menor de suelos que pueden variar desde arcillas hasta carbonato de calcio. 
Sus primeros vinos aparecen justo con la entrada del milenio, siendo tal la repercusión de estos a muy poco recorrer, ya han sido incluidos obligatoriamente por la WSET y escuelas de sommelier del Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Estados Unidos.

Otros productores que entraron en escena y queriendo ser parte de la aventura vitivinícola, decidieron invertir algo más, llegando incluso a reclutar al conocido asesor francés Michel Rolland, pudiendo así contrapesar la existencia de Sula.
Lo importante, es que Sula ha conseguido algo extraordinario: popularizar el vino y crear un entorno propicio para que se manifieste una cultura que anteriormente, no la reconocían como tal.

El vino que probé de su portafolio es el espumante sin añada, que dicho sea paso no puede ser medido como un gran vino, sino como un logro extraordinario que en unos años más se desprenderá de la imagen de su benefactor. 
Primero que nada no hay gran profundidad ni mucho menos una amplitud de aromas y sabores. A decir verdad es bastante apagado, y para llegar a un consenso poco crítico, podríamos decir que es bastante liviano. Pasa por boca sin querer despertar mucho. Tiene tostados muy suaves con la nota láctica precisa, justa, y una acidez media que acompaña. Además de una intensidad frutal que se mantiene, contrastando con su impecable integración de vino-carbónico. No tengo reparo en decir que es de muy buena calidad, pero su fruta entró algo débil al proceso.

Un vino burbujeante que pasa fácil, pero que me deja en ese molesto punto donde se hace indefinible. No sabría darle un espacio entre mis preferencias o si me gusta o no, no tengo una idea precisa. Sólo sé que me agradó probar algo de un país que resulta extraño en esto de los vinos.

En síntesis, en Sula apreciamos la obra un genio ante su mejor idea: usar la ingeniería, la ciencia, el dinero y el suelo, para crear un viñedo sustentable, biodinámico, que logra finalmente introducir la palabra "vino" en India, decorarla, y consiguir situar a su país dentro del mapa vitivinícola mundial. Precisando que después de su hazaña, aparece una veintena de aspirantes comprando hectáreas muy cerca de sus instalaciones.

Sin duda el ser parte de la fiesta constante que es producir vino, es lo que más parece agradarle a Rajeev Samant, al cual extrañamente, no le gusta hacer publicidad de sus etiquetas, ya que según sus propias palabras: "si el vino es lo suficientemente bueno y lo recomiendas, el boca en boca pasa a ser la mejor publicidad por la cual no se paga". No podemos estar más de acuerdo.




Alvaro Tello
@Vinocracia


Comentarios

  1. Qué notaza Álvaro! Nuestra bendita ignorancia sobre si en la India se elaboran vinos ahora ha sido resuelta. La pregunta más elemental que se nos ocurre es: de dónde conseguiste un espumante de la India? Y la otra es una pregunta es: Rolland está en la India también. Lo buscan? Cuánto puede conocer de este terruño? Con el debido respeto, he?! Un abrazo grande desde Lugo. Salute!

    ResponderEliminar
  2. Andrés y Noemí como va!!, lo conseguí en el paraíso del contrabando, ustedes lo ubican bien, Ciudad del Este, en la triple frontera. Al comienzo pensé que era una broma, pero verifique la procedencia ya que el vendedor compró un cargamento de un Hindú que no tenia dinero para desaduanar, venia con otros vinos, joyas, pipas de agua, artesanía y ropa.
    Respecto a Rolland, a este lo buscaron de la Bodega Grover Vineyards en India, es de un empresario-científico (?) que cultivó en 1970, pero por el año 1994 llamó a Rolland para asesorías. Ahora cuanto puede conocer de su terruño, creo que nada, es fácil colocar la firma y despegar 3 horas mas tarde.
    Salud amigos!!

    ResponderEliminar
  3. Jejejejje... es increíble las maravillas que uno puede encontrar en esos lugares!!

    Lo de Rolland, es la respuesta que imaginamos todos...pero a los fines políticos, sociales y económicos, a la empresa le importa poco que no sepa ni dónde queda la India.

    Abrazo grande y salute!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario