Fiesta de la Vendimia de Ovalle, una vendimia con maridaje completo.

LOGO FIESTA DE LA VENDIMIAExiste una permanente queja ante el mal aprovechamiento del potencial culinario y festivo de las regiones productoras de vino. No tanto por la poca información o promoción en medios informativos, más bien, es que dan sentado o por hecho que es fácil llegar e instalarse a disfrutar una vendimia. Cuestión que sabemos bien, no es tan así.

Pero en este caso la Municipalidad de Ovalle tomó la iniciativa de manera inversa, fueron ellos quienes decidieron traer a los medios a jugar en su entorno, sin exagerar ni maquillar la riqueza propia del valle del Limarí y los productos que ellos ofrecen. Pude constatar que todo se degustó en su estado y condición natural.

OVALLE PUEBLO 2La fiesta de la Vendimia de Ovalle que se realiza desde el 2005 en el norte de Chile, región de Coquimbo, es más que una fiesta de la vendimia en sí, es una convocatoria a un pueblo que juega como ciudad, que realiza un maridaje completo en el cual el vino juega de potencia, pero, se da el lujo de compartir su protagonismo con el pisco, el queso de cabra, carnes, mistelas y macerados de frutas, aceite de oliva, churrascas, tortillas de rescoldo y una incipiente instalación hotelera que en cuanto a calidad de servicio y comodidad, sobrepasa las expectativas.

Ovalle tiene una riqueza agrícola que se funde con la historia, en la que aún se respira la política de las puertas abiertas, como la que existía hace veinte años en la zona centro-sur de Chile. Es cosa de ir a visitar cualquier lugar y corroborar la acogida espontanea con cierto orgullo territorial.

Ovalle y sus alrededores son de esos lugares donde la plaza de armas sigue siendo el punto de convergencia, donde la edad y condición social se funden en la comilona y la juerga pública. De esos lugares donde tu preguntas en donde comprar algo y te dirigen personalmente, sin molestia y sin la necesidad de retribución.

Hotelería


hotel limariLo primero que cualquier santiaguino medio pretende, es quizás emular lo máximo posible las comodidades de la ciudad. Vivir en las afueras no significa carencia, al contrario, en lugares como el Hotel Limarí, ubicado en el camino Sotaquí, Sector Viñitas en Ovalle, esto de la comodidad y la gastronomía se funden a niveles de agrado. Con un cómodo loft, terraza, piscina y quincho; el hotel posee todo lo necesario para disfrutar sin preocupaciones donde el silencio es clave. Destaco y hago hincapié al personal de servicio y su chef, quien nos impresiono con un blandísimo asado de tira al horno con salsa de higos, acompañados de un Tamaya Syrah Reserva. Si bien el aire gourmet se notaba, se agradece el sazón y la enjundia puesta.


Oleovalle


IMAG0107En el año 2005 Don Mirko Ibarra Ganic, cosechó sus primeros 37 kilos de aceitunas. Desde entonces y con la ayuda de la escuela olivícola de España, no se ha detenido en su producción. Don Mirko y su hijo nos recibieron en su hogar, una media estancia colonial, que al lado de un sauce y bajo un parrón, fuimos instalados para degustar la gastronomía local. El aceite Oleovalle fue puesto a prueba con un gazpacho y crutones, carpaccio con queso de cabra y alcaparras, tortilla de rescoldo con ají verde bañados en aceite, queso de cabra a la parrilla, sumando a esto un cordero con papas y ajo caramelizado, todo nutrido con generosas cuotas de aceite. El vino invitado en esta ocasión fue un Dalbosco Syrah Reserva, un vino muy liviano de mesa.

Quizás después de esto uno pueda pensar que la gastronomía de Ovalle, es una comida de campo pero con cierta elegancia local, sin miedo al condimento y abundancia.



Viña Tamaya


IMAG0041La premiada viña del AWoCA fue el primer blanco a visitar, acá su enólogo José Pablo Martin, daba inicio al recibimiento con el espumante blanc de blancs. Si bien ya se hecho familiar, volver a degustarlo reafirma los comentarios vertidos en este mismo blog: es el mejor espumante nacional hasta el momento, pero creo –si la voluntad de dueño así lo permite-podría ser destronado por si mismo, ya que hubo un apronte de un espumante rosé con un liviano carménère, que esperemos, pueda salir a la venta muy pronto.
IMAG0019Más tarde inician las sorpresas cuando degustamos al pie de la cubas chardonnay fermentado de sólo dos días, con mineralidad y acidez increíble. Finalizando con un carmenère a muy pocos días de entrar en botella. Todo directo desde las cubas y en plena vendimia.
Sin bien quedamos varios sonriendo no estaba todo listo aun cuando llegan las copas de degustación y probamos el pisco Tamaya. Más adelante daré mas detalles.


Viña Tabalí
TABALI (0;00;00;00)Visitando el viñedo salen a recibir Felipe Muller y Héctor Rojas. Este último, nos enseño la ciencia del suelo calcáreo, e incluso, nos traslado hasta las calicatas para ver el comportamiento de las plantas. Héctor es un profesional que no deja dudas en el aire, nada que decir, maneja el suelo, controla el viñedo y lo estabiliza a su favor sin introducir en la charla palabras de especialista.

Interesante es recorrer a través de HECTOR ROJAS CALICATAsus palabras tanto las dificultades así como los bondades del suelo calcáreo y recalcar que más que misticismo, hay una suerte de ciencia aplicada que no descuida parte humana.

El Pinot Noir y Chardonnay de la línea Talinay fueron los vinos que degustamos en la casa de visitas, IMAG0050donde la sommelier y relacionadora pública Vivian Mosnaim atendió cada detalle con bastante entusiasmo. Rodeados de olivos se puso a prueba el maridaje, o como llama Héctor Riquelme: armonía regional. Circulaban camarones de rio, ceviches, jibia y machas a la parmesana.
Hay que destacar la versatilidad de estos vinos, que según los exportadores son los tantos beneficios del suelo calcáreo.

Exageraciones aparte, van muy bien con la cocina regional.

Pisco Waqar, Pisco Tamaya y Pisco Mal Paso


Pisco TamayaPisco Tamaya es un producto que va claramente al segmento premium, y consigue poner el pie encima en términos de precio y marcar terreno para aquellos que gustan de las ediciones limitadas de bebidas espirituosas. 

Es de madera suave y especiada, un muy buen trabajo que tiene el reclamo de la tradición de su enólogo, que está en su medida justa no traspasando esa delicada barrera entre un brandy y un destilado con sello “Pisco”. Resulta muy armónico y agradable, en realidad responde muy bien a la tendencia de refinar medianamente los destilados “verdes”.

Pisco WAQARWaqar es un fenómeno. Ya la época en que el pisco ABA circulaba solitario como destilado de competencia finalmente terminó. Creo que el Limarí encontró un representante para los spirits challenge del Reino Unido. Es muy suave y no deja ese taco en garganta que a muchos nos hizo no tolerar el destilado. Al degustarlo solo y con algo de hielo se muestra liviano, oleoso, como los espirituosos de gama media alta tradicionales. Ahora más allá de la destilación a leña en Tulahuen, en la cual se selecciona lo más selecto del cuerpo, se nota que hay un excelente filtrado, el cual me gustaría saber en que consiste. Pero se nota bastante. Es sencillamente bueno.

Pisco Mal paso posee una destilería diseñada y calculada para producir piscos de precio medio ideales para la coctelería. Pudimos degustar su pisco de 40 grados reserva en diferentes preparaciones. Pero el mejor apronte fue sin duda el degustar un pisco sin madera que se acerca a los destilados frutosos. Este pisco aun no tiene fecha de salida, pero tiene la virtud de haber eliminado la molesta acides y pesadez en boca.

Restaurante Cabildo Abierto, Pueblo de Barraza


DSC_0174 (1)Imaginen un pueblo con no más de cuatrocientas personas, en el cual la casa que inicia el poblado tiene explícitamente la numeración “1”, donde para mi asombro hay un iglesia diseñada por Joaquín Toesca, un negocio, y un restaurante. Y a eso fuimos, a comer al restaurante “Cabildo Abierto”.
A pocas minutos de Ovalle pareciese estar en un lugar sin tiempo, con calles sin pavimentar y adobes a medio desmoronarse sacados del 1800. Este es el entorno donde fuimos recibidos por la familia de Patricio Olivares
DSC_0181 Tabilo, habitante de 16ª generación del pueblo de Barraza, apreciando de su parte no el rescate de tradiciónes, más bien la permanencia de estas sin la necesidad de irse para alcanzar el progreso a otro lado. En Cabildo Abierto cocina y hace el servicio la familia completa, con productos locales y bien condimentados, con el trocito de zanahoria para acompañar el arroz y su correspondiente sofrito. Los amantes de la cocinería que se perdió a nivel de ciudad, pueden volver a encontrarla en este sitio, decorado y armado con una extraño orden y espontanea idea de las proporciones estructurales.



OVALLE PUEBLOQuizás la única critica que podría dar es la que corresponde a la masificación del evento a nivel regional, pensando en la facilidad que existe hoy en día para convocar al patache o a la fiesta donde el vino y el destilado genera ansias espontaneas. No es que posicionar esta vendimia sea una tarea fácil, al contrario, pero es vital tener en cuenta que es la única vendimia de verdadera relevancia en la región.

A fin de cuentas, estas fue una experiencia para vivirla y acercarse a la realidad de una ciudad-pueblo, que tiene el beneficio de conocerse muy bien a sí mismo, y que quiere compartirlo con el resto.
Si la intención fue lograr que tuviese cierto “encantamiento” con Ovalle y el Limarí en sólo tres días, lo consiguieron. Reconozco que me entregué rapidito.

@Vinocracia

Mis agradecimientos a:


- Vivian Mosnaim R.R.P.P. Tabalí

- Cesar Valenzuela, el historiador de Ovalle.

Links de interés

Oleovalle
Viña Tamaya
Viña Tabalí
Sitio vendimia de Ovalle

Comentarios

  1. mauricio maldonado08:56

    gracias por visitar mi pueblo y traerme esa postal de vuelta acompañada de tan hermosas palabras, sea quien sea usted señor vinocracia, me saco una lagrima aca en Australia
    VIVA OVALLE MIERDA !!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:01

    Estimado. Muy buenos sus comentarios pero creo que fuimos a Fiestas distintas porque gran parte de lo que menciona no estuvo presente al menos el dia sabado que visite, sumado a serios errores de organizacion, un evento que a mi parecer no supero mis espectativas pero se agradece la intencion.
    Soy un fanatico y coleccionador de Piscos, he vistidado creo que todas las destilerias del pais, en donde siempre aprendo algo nuevo, Waqar no estaba y cuando pregunte por que pisco Tamaya tampoco lo tenian, Mal Paso siempre con su gentil atencion y del resto prefiero mejor no opinar.

    atte.

    Manuel R.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Manuel:
    Son dos instancias distintas, es bueno saber que el visitante tiene una vivencia que difiere de la mía.
    Mi punto de vista es de los medios, en el caso mio internet y me puedo acotar a lo guiado de mi visita.

    Recuerdo cuando partió la de Colchagua esta parecía una feria de novedades mas que una vendimia, queramos o no las progresiones festivas son asi, y este evento no esta en su madurez pero si en un buen comienzo.
    Le haré llegar tu opinión a los organizadores.
    Es cierto, no había Tamaya ni Waqar en lo que respecta a la fiesta, especulo, y creo, que es por el alcance y precio de este.

    Saludos y muchas gracias !

    Alvaro

    ResponderEliminar
  4. Fernanda Valenzuela M.14:42

    Muchas gracias Alvaro por llevarme con tu pluma, a una zona muy querida por mí, no sólo hoy por sus vinos, si no por recuerdos escondidos de mi niñez y vacaciones muy viajadas con mi familia. Anotaré tus datos y prometo que la próxima vez seguiré, de ser posible tus pasos.

    SALUD por tu viaje y la fiesta de la vendimia nortina que viviste!

    ResponderEliminar
  5. Me siento muy honrado por la mención y alagado por la denominación, pero debo aclarar que yo no soy historiador, solo un amante de mi tierra que me encanta comunicar el legado de estos suelos, su historia, cultura, etc. Además debo reconocer que me sorprendieron las viñas que visitamos y de como cada año se va superando La Vendimia de Ovalle, quizás sea de muy cerca la recomendación pero quede gratamente sorprendido.
    Sé que es muy difícil producir esta Fiesta en particular por que cuesta comprometer todas las viñas y pisqueras de la zona, las razones son evidentes, muchos de los productos que se elaboran en el Limari no se venden en el mercado local o se cotizan poco en la zona, razones de precio especialmente, por lo tanto no es muy atractivo para las viñas mostrar estos productos. Pero sin embargo se espera que los que no estuvieron en esta versión ojala se sumen en el año 2013 y se den cuenta que este tipo de actividad no solo realza y pone en valor el territorio sino también las empresas que participan de ella, gracias a medios especializado como este, que ayudan a difundir el territorio y las empresas que participan de las actividades en torno a la Vendimia.
    Un abrazo amigos de vinocracia.. atentamente.

    Cesar Valenzuela Valverde.

    ResponderEliminar
  6. Estimado Cesar, créeme que por temas de trabajo y de documental la mayoría de los historiadores que conozco no tienen el titulo o grado como tales, son personas que tienen inquietudes y respuestas al igual que tu. Felicitaciones por tu gran trabajo recopilatorio de Ovalle y su historia.

    Saludos !


    Alvaro

    ResponderEliminar

Publicar un comentario