Domaine Sigalas, Assyrtico-Athiri 2010

DCIM\100MEDIAEsta botella llegó por una feliz por casualidad. Ya finalizado el evento Instante con Vino realizado en el ristorante Waldini, nos dimos cuenta con Waldo –el dueño del restaurante– que unos personajes se encontraban degustando algunos vinos nacionales y europeos, dejando finalmente una botella a medio abrir, que resultó nada menos que ser este ejemplar de la isla de Santorini.

Mi primera experiencia con estos vinos comenzó hace cinco años atrás, probando de entrada en una degustación la etiqueta de Argyros, un 100% de cepa assyrtiko, que para ser honesto, me dejó con gusto a poco. El principal motivo de aquella insuficiencia radica en la tremenda experiencia que es acercarse a estos vinos, que poseen bastante potencia en boca, buena salobridad, notas cítricas y una persistencia fuera de serie. Fuertes, a pesar que en su proceso de vinificación se extrae a veces un rendimiento de tan sólo un 50%, algo muy similar a un chardonnay.  

Comunicándome con algunos productores, me pude dar cuenta que hay factores de gran importancia que pasan a integrarse a estos vinos, como son las condiciones climáticas y la labor de viticultura. Si bien no existen estudios precisos que detallen la influencia del suelo de origen volcánico reciente, o la influencia y azote de los vientos mediterráneos, en Santorini, se puede ver el resguardo de la planta utilizando técnicas muy peculiares. En pequeños socavones, la vid se va guiando en círculos hasta enroscarse, formando una especie de nido o canasta, protegiéndose a si mismo del sol y el viento.

31El método es conocido como “Koulara”, que en griego que se refiere a enfriar o “escalofrío”. Según los viticultores de la isla, cuando se guía y enrosca la planta año tras año, protege a la fruta de los rayos UV para una lenta maduración, concentrando –según declaran– las principales características heredadas del suelo y el clima.

Aparte de la aplicación de este método para la assytrtiko, entra una segunda cepa complementaria que es guiada con el mismo procedimiento. La cepa athiri, también de origen mediterránea que pasó del Peloponeso a la isla. Posee la particularidad contener de una extrema acidez y bajo alcohol, que permite ser el complemento perfecto de otras cepas que tienden ser opacas.

La idea de utilizar una mezcla de ambas cepas no es cuestión de azar. Mientras la assyrtiko da la profundidad en boca, la athiri cede la acidez junto con el perfil aromático carente de la otra cepa. Pero la utilización de esta última no siempre es declarada, por lo tanto leer una etiqueta que señale un 100% de assyrtiko, es siempre motivo de dudas.

En resumen, el Domaine Sigalas assyrtiko-athiri tiene como principal característica su mineralidad como columna vertebral, la acidez como factor envolvente, el dejo salobre y a fruta madura complementándose con unos pequeños alcances en nariz muy similares a la turba. Da la impresión que todo en copa se acerca a una especie de salvajismo cuando visualmente se ve muy limpio. Creo que junto con los blancos de pizarra alemanes, los arcillosos r
katsiteli y mtsvani de Georgia, probar estos vinos se hace una obligación.

Para no extender tanto, sé que no es común acceder a un vino como este, siendo así, me es difícil recomendar un vino chileno para tener un alcance a las variedades mencionadas. A lo mejor la aproximación podría estar en el Casa Marín Miramar Vineyard Riesling, 2008 o posterior. Pero ojo, que es sólo aproximación muy pequeña.

Una verdadera lástima que sea tan común beberlo en la isla de Santorini, y no acá.

A.T.

@vinocracia 

Alvaro Tello

1 comentario:

  1. Fernanda Valenzuela M.22:53

    Me alegra saber que mi último "instante de vino..." te hizo vivir inmediatamente otro, tan especial, como éste.

    Para que veas que la "magia" de los "instantes..." es expansiva, contagiosa y muy adictiva ;-)

    Muchas gracias por compartir la info de tu cata y los detalles de la cepa.

    ResponderEliminar