Segunda degustación de Champagne y Crèmant. Nicolas Feuillatte Millésime, Pommery, Collard Chardelle y Crèmant de Bourgogne Maison Amiot, Rosé

FINAL COLLAGEAntes que nada quiero declarar algo y se que les parecerá extraño. Es raro por decirlo menos, que un sitio donde se proclama la democracia y simpleza del buen beber, se promuevan estos especímenes que son anti democráticos; bueno, esto de los vinos con burbujas son mi excentricidad y en ellos deposito mi total fanatismo.

El panel estuvo compuesto por quienes somos a estas alturas frecuentes en estos eventos, me refiero a Fernanda Valenzuela, docente del instituto Culinary, Ingeniera y experta en marketing de vinos, Adriana Cerón, directora de la carrera de Administración de Negocios para la industria del vino en el instituto Culinary, Constanza Gajardo, docente del instituto Culinary con vasta experiencia en el campo de la degustación con estudios en Francia, Sebastian Riquelme, Sommelier y administrador del premiado restaurante de 6 tenedores Asialima . Y por supuesto quien les redacta.

qt9bMaison Amiot, Crèmant de Bourgogne Brut Rosé
Como dice mi tío español Gigio, el crèmant de Bourgogne es como champagne de Épernay, pero sin publicidad y con sabor a uvas de verdad. Comparaciones no faltan, la cosa es que iniciamos y entramos con este rosé de Bourgogne que posee en gusto y una declaración absoluta a decir que a cada sorbo de copa es insuperable, muy expresiva hasta sus suaves burbujas, las que son muy bien definidas y leves; los profesionales dan constancia de notas lácticas suaves y cremosidad en ella, con una persistente exuberancia misma de frutos rojos y con un excelente volumen que le cede en toda su gracia el Pinot Noir.
Desconozco si tiene algo del Gamay típico de los crèmant de la D.O. Bourgogne, pero si no esta presente da lo mismo, esta muy bien equilibrado. Recomendable, el crèmant es muy disonante pero al mismo tiempo presta elegancia, como siempre, nada que envidiar al mas fino y publicitado champagne.



Nicolas Feuillatte Millésime
Como buen Millésime que hace justicia a un año en particular, es como diría mi partner Fernanda Valenzuela, un oda al “ponk”.
Por lo general el manejo de una buena añada y una selecta selección de vinos y el tiempo de guarda brindan generosos toques de roble y humo con las clásicas y expresivas notas lácticas de las grand cuvée. Su color amarillo dorado es perfecto y deja en paladar una sensación muy abierta que recuerda mucho a la pastelería que se matiza suavemente con damascos.
Sin duda este Millésime a pesar de tener solo una generación en la elaboración de vinos, se enfrenta con mayor interés a los viejos y recalcitrantes rock star de los champagnes, supera en elegancia y vejentud a un Perignon.
El dato curioso es que el 2004 a 2005 fue considerado en ultimo buen año de los champagnes, beber un millésime de esos años ha sido todo un lujo. ¡Gracias Adriana Cerón!


ccswPommery Brut Royal
Con cambios en la dosificación de azúcar en el licor de expedición, Pommery ahora en manos de Vranken Monopole inicia la vuelta a sus orígenes. Si bien el grupo LVMH –antiguos propietarios- trataron de convertirla en la alternativa a Moet & Chandon, esta no consiguió el estatus y marketing deseado.
Tenia muchas expectativas, llevo 10 años consumiendo Pommery, y que después de probarla no fueron tan buenas, si bien hacen un esfuerzo por  devolverla a su origen, se distancia mucho de la suavidad de la antigua casa, pero vuelve con algo de brutalidad, vinosidad y acides desordenada. En copa muestra un amarillo pálido y burbujas ordenadas por la disciplina de un buen proceso. A favor se puede decir que es muy fresca y deja entrever aromas a suaves tostados, pero en términos de complejidad dio un paso atrás. Consejo si la adquieren, guárdenla unos años que puede mejorar.


wjeoCollard Chardelle Cuvée Speciale
Una sorpresa. De la mano del sommelier Sebastian Riquelme salió esta botella que ya de por si llevaba unos 4 o 5 de guarda estimada mas los 3 años mínimo que esta en la cava.
Collard Chardelle tiene por gracia que en su ensamblaje el vino que predomina es el Pinot Meunier en cantidades de 50% a 70%, algo muy poco común por estos días donde el Pinot Noir y el Chardonnay son la base mas privilegiada.
Tiene ese interesante toque a miel envejecida que mi amigo el sommelier Sebastian Riquelme define muy bien en su origen. Tiene notas polvorientas y algo oxidadas y un intenso color amarillo dorado, burbuja tenue con toques dulces y florales. En boca se presta muy suave y elegante con un final y gusto a poco. La ventaja de la buena guarda en manos de un sommelier, nada que decir.


Vino invitado, Grünhäuser Riesling
ed8amEl vino invitado es un Maximin Grünhäuser Riesling, un vino que nos fue cedido por una cata que se realizaba al lado de la nuestra en la pizzeria de Waldini.
Son de esos vinos muy suaves que da gusto beberse una botella entera, dejando en claro que es levemente alcohólico, solo10º. Este debe ser uno de los vinos Riesling con mas tradición en Alemania, involucrando al mismo Napoleón en su historia.
En esta ocasión la botella que nos fue regalada es un Spätlese o de cosecha tardía, que resulto ser de agrado de todos los presentes, aun así confieso que mi preferencia esta por el Grünhäuser Auslese, que es la selección especial de toneles. Cabe destacar que si encuentran este vino, siéntanse con el relajo total al degustar a todo un clásico del Riesling, cuya relación precio calidad es memorable. Suave, dulce, seco, con buen reposo y de una amable acides y sin pretensiones, tiene un enorme potencial para acompañar a nuestros inseparables frutos del mar.

Muy buena degustación que como siempre esta al debe para una nueva sesión de espumantes y vinos, créanme que hacer esto solo requiere de ganas y un muy buenos comparsas. La lección mas grande de estas catas y degustaciones es que siempre te das cuenta que lo promulgado en los medios escritos es muchas veces una maqueta que simula los gustos de la realidad. Como diría un conocido conductor de televisión, pasteles de merengue, perfectos en sus detalles pero nada mas que eso.


@Vinocracia
alvaro@vinocracia.cl

Comentarios

  1. Fernanda Valenzuela M.15:41

    Se hizo esperar tu publicación... Pero valió la pena!!!

    Fiel reflejo de nuestra cata esa noche y de los comentarios que hicimos a los vinos. El Cremant de Borgougne, sin ser mi favorito de la noche, me trajo lindos recuerdos de "ventas" pasadas y, para mí el que sorprendió fue el Collard Chardelle, sublime, sin desmerecer al Nicolas Feuillatte, al cual ya había probado en ocasión anterior y dejó un gran recuerdo.

    SALUD partner y estamos ansiosos esperando volver a juntarnos ;-)

    ResponderEliminar
  2. Cometí el gran error de no llevar una libreta para anotar, así que todo esta basado en los recuerdos de esa noche, exprimí la materia gris hasta niveles de leyenda.
    Créeme que tengo las mismas ganas de reunirme y degustar nuevos especímenes.

    Salud !

    ResponderEliminar
  3. Anónimo18:05

    Excelente!!! Alvaro, como todos tus escritos. Haces que uno se transporte a la cata y sienta las burbujas vibrantes en el paladar.
    Saludos!.

    Fernando J.H.

    ResponderEliminar
  4. Carla01:19

    que entrete eso ;)

    ResponderEliminar
  5. Martelanz11:10

    Amigos de Vinocracia
    Un agrado saludarlos y pasearme por tan nutridos textos, me gustaría también recomendar la Gosset que hace tiempo se esta dando vueltas por Santiago, pruebenla y de ahi comenten algo entretenido.

    Cheers !

    ResponderEliminar
  6. Martelanz, he degustado las Gosset y son bastante firmes, es mas no he podido hacer un reportaje por que no saque las fotografías del caso, pero estoy en conversaciones para ir a un lugar recomendado para hacer una sesión.

    Muchas gracias por el comentario

    Alvaro

    ResponderEliminar
  7. Excelente articulo y gracias por el aporte, si te interesa te invito a que veas mas sobre vinos en www.vinos-chilenos.cl

    ResponderEliminar

Publicar un comentario