Instante de Vino con Vino, tercera parte y final.

tcl040
Fernanda entrega la tercera parte y relato final de Instante de Vino con Vino.
Hay una sola cosa que me gustaría declarar antes de representar el ultimo extracto de texto entregado por Fernanda, y es que créanme que a esta edad , la mía, 36 años, mi memoria va y recorre mas por las buenas conversaciones que por los buenos vinos. No menosprecio el brebaje de la vid, pero vinos buenos y malos existirán por siempre, personas que valgan la pena y se den un momento y una pausa prestando oído y sus sentidos son contadas por la mitad de los dedos de una mano.
Este evento que se gesto en suelo argentino, esta acá para dar un poco de altura de miras a nuestro vino y sus cultures, es una terapia sonante que merece por lo menos un instante vivirlo.

Génesis de “Instante de Vino con Vino”

Parte III: La Experiencia

Por Fernanda Valenzuela M.




“¿Y concretamente, en qué va a consistir Fernanda?” La pregunta de Silvina en ese tercer encuentro en su Tierra de Libros, no tardó en llegar (ver capítulo anterior). “Bueno, yo lo imagino como una conversación, en torno a una botella de vino…” contesté escuetamente. “¡Ah! ¡Eso me gustó!”, replico ella en forma efusiva. “Y el vino, ¿lo tomarán o lo catarán?”, fue su segunda pregunta. “Lo tomaremos, naturalmente” contesté, añadiendo de inmediato “ahora, si alguno de los asistentes lo quiere catar, bienvenida será su sugerencia, y por supuesto lo haremos”. Con mi respuesta quedó aún más complacida. No obstante, considerando su rigurosa formación humanista, la tercera pregunta no tardó en llegar: “¿Y cómo guiarás esa conversación? ¿Los temas los propondrás tú o confiarás que ellos traigan algunos a colación?”….

Sin duda la pregunta final de Silvina fue clave. Tenía que ser yo la que propusiese los temas a conversar, ya que la gran mayoría de quienes asistiesen iban a esperar que así fuese, o lo que dicho de otra forma, que lo que iban a pagar por asistir a una actividad así, les significara una retribución, que fuese más allá de vivir un buen momento compartiendo una copa de vino (porque eso lo podrían hacer ellos mismos, en casa o en un bar, con amigos!).

Sin embargo Silvina también, en la misma pregunta, me había dado una fantástica idea. ¿Por qué no hacer que los asistentes compartiesen también su conocimiento, experiencias, o mejor dicho, sus propias historias de vino como parte de la conversación?

Entonces, ahí estuvo mi respuesta. “Lo haré de esta manera Silvina. Guiaré personalmente la conversación, sugiriéndole temas nuevos y distintos cada vez. Ahora, antes de iniciar cada encuentro, les pediré que se presenten uno a uno y para efectos de esta presentación, además de sus señas, les pediré que nos compartan, una anécdota o experiencia curiosa, que hayan vivido relacionada con el vino”.
Silvina sonrió y con su gran franqueza, sentenció en forma muy breve: “Diferente, no logro imaginármelo… Pero no sé porqué, siento que a la gente le va gustar”.

Y hoy, mirando para atrás las 8 exitosas ediciones mensuales, que hicimos el 2010 en Buenos Aires, al mismo tiempo, que revisando los comentarios que recibimos de algunos de los asistentes, puedo decir que sí… La experiencia de vivir un “Instante de Vino con Vino” gustó y no sólo eso, fue mágica y memorable para todos quienes las compartimos, incluyendo a quien les escribe.



COMENTARIOS RECOGIDOS AL TERMINO DEL CICLO 2010 (Buenos Aires)







Carlos PlenkCarlos Plenk (Empresario, San Isidro)
“Antes de vivir mi primer “Instante de Vino…” sólo sabía que estaría relacionado con el vino. Al salir, quedé satisfecho y con una muy buena impresión de la experiencia, la cual es excelente y divertida. Para mí el vino es un territorio inmenso, donde vale la pena adentrarse, así que quienes quieran ir, no pueden perderse la oportunidad”






Eugenia VasalloMa. Eugenia Vassallo (Docente, San Isidro)
“Imaginaba que mi primer “Instante de Vino…” sería una charla netamente técnica sobre la temática de vinos, lo cual me generaba dudas respecto a cuanto podía conocer y apreciar de todo lo que se hablaría en la charla. Afortunadamente, éste superó ampliamente mis expectativas pues la metodología utilizada es innovadora, sumamente rica en contenidos y plagada de historias que proponen una mirada diferente del mundo del vino. Definitivamente la esencia del encuentro radicó en vivir un momento en donde no sólo el vino es protagonista, sino que uno comienza a vincularse con él a través del conocimiento, las sensaciones y experiencias compartidas”.




hugo A. Di LeonardoHugo A. Di Leonardo (Ventas, San Isidro)
“Sinceramente, tenía muchísimas expectativas antes asistir. Sobre todo de conocer más acerca del vino y sus secretos… Naturalmente quedé complacido, porque éstas fueron totalmente satisfechas. Desconocía la forma en que se realizaría el famoso “Instante”. Conocer a otras personas que gustan del vino y todo lo que lo rodea tiene para mí un cierto magnetismo, una atracción, tal vez “fatal” (jajaja)… Definitivamente quienes estén interesados, deben animarse a ir, porque es muy grato, ameno y familiar. Conocerán anécdotas nuevas y diferentes formas en que las personas, nos conectamos con el vino, como alguna historia familiar o la de amigos y también a través de nuestra propia experiencia.



Eli TschantzEliane Tschanz (Consultora de Viajes, Buenos Aires C.F,)
“Asistí al “instante de Vino…” sin expectativa, pero con mucha curiosidad, por lo cual el abordaje del mundo del vino desde múltiples disciplinas como la literatura, historia y arte, me parecieron sumamente interesantes. Sin duda alguna el intercambio de percepciones, gustos, conocimientos y pasiones enriquecen a todos los participantes, sin importar el origen ni el nivel de conocimiento previo”.





Beatriz Laursen (Coordinadora de eventos culturales, Acassuso)
Mi expectativa previa era pasar un buen rato en buena compañía, e intuía que la charla rondaría por temas relacionados con el vino y el buen beber. Después de vivir el “Instante de Vino…” me quedó un agradable recuerdo de una inolvidable velada. Para ir, nada más hace falta animarse, porque ni siquiera es necesario ser un conocedor ni un aficionado al vino. Se pasa un muy buen momento en el que se tocan temas muy interesantes y se contestan cuidadosamente todas las inquietudes de los participantes.



María Pirovano (Academics Affairs – NYU Buenos Aires, Acassuso)

Antes de asistir a un “Instante de Vino…” yo andaba tras poder ver o sentir al vino, de una manera “diferente”.  El afiche promocional de por sí ya me atrajo. Me despertó curiosidad saber cómo se ligaría al vino con la literatura, el tango, Hollywood, entre otras cosas. Honestamente, no sabía cómo se podría lograr esto. Y mis expectativas quedaron súper satisfechas. “Instante de vino…” me regaló muchos momentos inesperados, nuevos sabores, amigos y por supuesto nuevas experiencias… Fueron definitivamente instantes impensados, sorpresivos, pero todos buenos sin excepción. A quienes están pensando en ir o no, les diría que la vida es está llena de instantes y cada uno deja algo en alma, mas “instante de vinos” estoy segura le dejará algunos realmente inolvidables…









Fernanda Valenzuela
twitter: @fvalenmo

Para efectos de continuidad pueden revisar:
INSTANTE DE VINO CON VINO PRIMERA PARTE
INSTANTE DE VINO CON VINO SEGUNDA PARTE

Alvaro Tello

4 comentarios:

  1. Fernanda Valenzuela M.18:01

    Muchas gracias por el espacio que me abriste para contar la creación e historia de mis encuentros "Instante de Vino con Vino" en Buenos Aires. Un mea culpa grande si no quedó muy claro qué son, pero no puedo negar que es difícil describir algo que se debe vivir y sentir, para comprender... Quizás es tanto más difícil que explicar a alguien cómo es un VINO, sin que ese alguien lo haya bebido!!

    SALUD por tu Vinocracia y porque hagas vivir muchos "instantes de vino" a tus lectores.

    ResponderEliminar
  2. Mis lectores son los vuestros, gracias a ti por dar vida a un espacio de mi blog, siempre sera bienvenida tu letra e inspiración.

    ResponderEliminar
  3. Aplausos a ambos.... por la pasión y por el trabajo que ponen para comunicar el noble brebaje. Hay que multiplicar estas iniciativas y hay que intercambiar ideas... hay que mezclarse más.. hay que discutir más... hay que mirarse y mirarnos más.. todo esto nos permitió conocerlos a vos y a Fernanda. No sabes cuánto lo agradecemos.. un lujo para nosotros leerlos y conocerlos un poco más con cada nota! Abrazos y salute!

    ResponderEliminar
  4. Fernanda Valenzuela22:29

    Muchas gracias Andrés y Noemí. Soy una ferviente convencida (será porque vengo de colegio católico??), que si uno recibió dones, debe hacerlos fructificar. A mí se me da bien el hablar, inspirar y mover almas. Por eso mi "instante de vino..." es un encuentro entre personas, donde sólo soy la facilitadora y guía...

    Feliz también de haberme cruzado con ustedes en este mundo virtual (pero no menos real!!) y sigamos mezclándonos, discutiendo y mirándonos.

    ResponderEliminar